NIMROD HUT
Cape Royds/Latitud 77º 33’ S/Longitud 166º 10’ E
TERRA NOVA HUT
Cape Evans/Latitud 77º 38’ S/Longitud 166º 24’ E
mapa-

CABAÑAS DE SCOTT Y SHACKLETON

Desde la cubierta del barco me golpea la misma desolación que supuso el final de aquella época dorada de la exploración polar, el encantamiento de la blancura que atrapó a aquella tripulación, el aislamiento que los arrastró. Nos dirigimos al Cabo de Ross, uno de los lugares más inhóspitos y desolados del Planeta que alberga aún las cabañas de las expediciones de Terra Nova y Nimrod.

Navegamos a través de 7000 millas sobre un océano helado en el que años antes, en 1914, una tripulación de hombres, que aunque buscaban reconocimiento y honores aceptaron con entereza y dignidad su derrota ante una naturaleza en la que descubrieron “el espíritu desnudo del hombre” como dijo Shackleton.

CABAÑA
DE SCOTT

Cuando piso por primera vez el suelo de la cabaña de Robert Falcon Scott noto que el peso de la nieve, los hongos y el expolio del hombre han empezado a deteriorar lo que el frío y el aislamiento han conservado durante casi un siglo pero aún así en las estanterías se amontonan intactas las latas de carne, de aceite para las lámparas, las botellas de licor y grandes reservas de sirope y mostaza.

Es difícil imaginar que para ponerla en pie en aquella tierra inhóspita se invirtiera sólo una semana pero es una cabaña prefabricada, de 15 metros de largo por 8 de ancho, traída desde Londres junto con 30 toneladas de víveres. La estancia está separada por cajas de madera que diferenciaban la zona de los oficiales y autoridades académicas del resto del equipo para respetar la ajetreada actividad de los hombres que planeaban una nueva expedición transantártica.

Puedes oír aún el retumbar del desembarco de 25 tripulantes entusiasmados, el relinchar de los 17 caballos, el ajetreo de los 32 perros y los 3 vehículos oruga motorizados. A la salida de la cabaña tropiezo con un cajón lleno de huevos de pingüino por el que los zoólogos de Scott se han jugado literalmente la vida para llevarlos a los museos de Gran Bretaña.

Scott calculó un recorrido de 2.842 kilómetros y una duración aproximada de 144 días hacia la conquista del Polo Sur. No calculó la congelación, el agotamiento y el escorbuto para los únicos cuatro hombres que resistieron con él.

1 2
page 1 of 2

EL IMPULSO EXACTO

El impulso exacto que me trae por primera vez a la Antártida es la lectura de Atrapados en el hielo, la epopeya narrada por Caroline Alexander sobre el explorador Ernest Shackleton y sus 27 hombres, atrapados durante diez meses en los infernales hielos del mar de Weddell y abandonados a su suerte.

CABAÑA DE SHACKLETON

La roca volcánica negra salpica la costa de la inhóspita Antártida y los vientos helados ciegan el objetivo de la cámara. A 40 kilómetros al norte de la cabaña de Robert Falcon Scott, en el Cabo Royds, Sir Ernest Shackleton levanta un cuartel general para los 15 hombres de su expedición. Después de veintidós días de travesía apenas puedo contener la respiración en el exterior del refugio.

Es una estructura prefabricada de 10 metros de largo por 5,8 metros de ancho. Las láminas de metal en los costados de la cabaña protegen la madera de las coces de los caballos que desembarcan junto a los tripulantes. Las latas de vino construyen, sobre tierra estéril, los establos y el garaje para el que sería el primer automóvil que pisó la Antártida. La temperatura exterior alcanza los 15º bajo cero. El interior es un habitáculo suspendido en el tiempo que parece haber sido abandonado horas antes. Aún se puede ver la ropa espesa, con grasa de foca y hollín, colgada de las cuerdas, los restos de comida en la sartén, los sacos de dormir, las latas de carne o los tarros de grosellas. En cada rincón el moho y la historia de una resistencia o de lo que el espíritu humano puede idear en la adversidad. La chaquetas de expedición, las bolsas de racionamiento, las etiquetas cosidas a mano.

Las cajas de alimentos son bloques de construcción arquitectónica que no hacen distinción social entre los hombres como en la cabaña de Scott. Todos son un único tripulante en un viaje que Shackleton estimó en 2.765 km de ida y vuelta y 91 días de duración para alcanzar el Polo Sur. Fallido intento. A unos 150 kilómetros de su destino tuvo que desviar su ruta para llegar a la Península de Hut Point. El regreso a la base Nimrod nunca se produjo.

1 2
page 1 of 2

¿QUIERES VER MÁS?

Si te gusta lo que ves y quieres ver más, solo tienes que entrar en el menú de la parte superior, o pinchar sobre cada una de las fotos que hay a continuación:

ANTÁRTIDA
ANTÁRTIDA
ÁRTICO
ÁRTICO
SERVICIOS
SERVICIOS
HOME
HOME

CONTACTO

CARLOS CARAGLIA

www.facebook.com/carlos.caraglia